Follow by Email

miércoles, 16 de noviembre de 2011

SÓLO DIOS SABE




En mi mano sostengo
 una copa llena de amor.
Estoy donde se juntan los ríos,
entre la tierra y el agua.
Bebo  pequeños tragos
 y te espero rodeada
de primaverales fragancias
 y aves que cantan.
Te espero encendiendo
 la madera de sándalo
 para que Dios escuche
 mi plegaria.
Miro la luna del cielo,
 miro la luna del agua.
Se oyen flautas,
 violines y arpas.
Voces del jardín gritan
que te espere,
otras dicen que me vaya
y mi corazón ilusionado
voltea sus campanas,
 no atiende a razones
 y de amor se embriaga.
Sólo Dios sabe
cómo te quiere mi alma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario