Follow by Email

miércoles, 16 de noviembre de 2011

DEMASIADA GUERRA




Demasiada guerra en nuestros ojos. 
Demasiados muros levantados. 
Demasiadas armas en nuestras manos. 
Demasiado plomo en nuestro corazón. 
Tiendo mi cuerpo sobre el asfalto 
para construir un puente que nos una. 
La ciudad enciende las luces de neón 
y tú y yo nos encontramos a solas 
con nuestros propios espejos. 
Tienes el rostro crispado 
de tanta lid y tanto odio;
tus ojos despojados 
de ese brillo de la juventud 
que va a pecho descubierto;
tus manos en un puño contenido. 
Demasiadas fronteras entre los pueblos. 
Demasiadas trampas en los caminos. 
Tú y yo entrelazados por los cuerpos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario