Follow by Email

jueves, 9 de abril de 2015

DE...LOS DEMONIOS VII


Bebe de este cáliz la sangre
de mis heridas, sangre que brotó
del pacto de amor que sellamos
y cíñete el anillo de la alianza.
Es ahora cuando más te deseo,
cuando todo el dolor
 rebosa recordándome
cómo volaban los demonios
 aquella madrugada
 mientras las estrellas se consumían
 como ascuas y tú estabas allí,
dentro de mi sexo y te disculpabas
por no poder evitar la precoz
eyaculación sobre las paredes
húmedas de mi triste habitáculo.
Acepta ser mi víctima,
 en esta ocasión sin heridas
abiertas, sin tratados 
firmados. Hoy seré yo quien
me abalance sobre ti y te desnude
rápidamente sin que puedas
reaccionar . Marcaré tu piel
con mi nombre. Me pertenecerás.
Estableceré los límites
de mi íntimo territorio.
Me anticiparé  a la inevitable
despedida,  mordiendo
tus labios adúlteros en el último
 beso. La noche será interminable.  
Lamentarás haberme abandonado
aquel viernes  bajo la lluvia
por una rubia exuberante.
Sólo  yo te proporciono el placer
prohibido; supe leer tus ojos, tus secretos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario