Follow by Email

martes, 30 de abril de 2013

A Alejandra Pizarnik -


Su Gea deja en mi muro este hermoso poema.
Foto: A  Alejandra Pizarnik  -  (Susana Gea/29.4.2013)

Te hiciste puente de almíbar
en un momento infinito y ciego
sin más vestido que amarga azúcar
Ah de las sombras!...dulces sombras
de miel y de hiel, veneno y placebo.

En el espejo sin reflejo
donde mirabas sin ojos
donde la vista te nombra
distancias y te acorta despojos
hay una ninfa dormida
hay una dormida hembra.
¡Qué niña te ves
al dorso de la muerte!

Y el poema se destruye
como se erige tu verbo
tan sin piel, tan inerte
tan inexorablemente erecto
en las babeles del pecho.

"Sé gritar hasta el alba 
cuando la muerte se posa desnuda 
en mi sombra."

Llora Alejandra...muere Alejandra
donde está el miedo está tu respiro
está la irónica vida besándote la nuca.

Busco, huérfana, abrigo
en tu tristeza, en los nunca,
en los jamás y en el sino
agridulce de algún que otro verso.
Te hiciste puente de almíbar
en un momento infinito y ciego
sin más vestido que amarga azúcar
Ah de las sombras!...dulces sombras
de miel y de hiel, veneno y placebo.

En el espejo sin reflejo
donde mirabas sin ojos
donde la vista te nombra
distancias y te acorta despojos
hay una ninfa dormida
hay una dormida hembra.
¡Qué niña te ves
al dorso de la muerte!

Y el poema se destruye
como se erige tu verbo
tan sin piel, tan inerte
tan inexorablemente erecto
en las babeles del pecho.

"Sé gritar hasta el alba
cuando la muerte se posa desnuda
en mi sombra."

Llora Alejandra...muere Alejandra
donde está el miedo está tu respiro
está la irónica vida besándote la nuca.

Busco, huérfana, abrigo
en tu tristeza, en los nunca,
en los jamás y en el sino
agridulce de algún que otro verso.
 

(Susana Gea/29.4.2013)

No hay comentarios:

Publicar un comentario